17:33 / Viernes, 20 de Octubre de 2017

¿Cómo actuar tras la decepción reflacionista de Trump?

Foto: White House / CC-BY-SA-2.0, Flickr
Por Payson F. Swaffield , Boston

El mercado de bonos no cree que esto pueda ocurrir. Me refiero a la implementación de la agenda de crecimiento económico de Trump, el retorno de la inflación que fue el tema de nuestro informe del primer trimestre. En los días

vertiginosos después de las elecciones, las tasas a largo plazo de los bonos del Tesoro retrocedieron, a medida que caló el enfoque reflacionario.

Pero no duró. Para el 15 de diciembre, el pagaré a 10 años del Tesoro estadounidense había ganado 80 puntos básicos hasta el 2,6%, pero a mediados de año descendió al 2,3%, incluso mientras el entusiasmo del mercado de valores seguía inalterado. Este trimestre, es justo decir que el pesimismo del mercado de bonos sobre el camino de los tipos a corto plazo se ha profundizado un poco más.

En marzo, la reserva federal estadounidense y el mercado de bonos tuvieron perspectivas sustancialmente similares sobre el paso de las tasas de interés a corto plazo para los próximos 10 años, una situación inusual.


Sin embargo, desde junio las visiones han sido divergentes, la Reserva Federal ha mantenido su perspectiva, mientras que el mercado ha revisado la baja su previsión. La reserva federal se ha centrado en la tasa de desempleo del 4,3% y en sus expectativas de fortalecimiento moderado continuo del mercado laboral. Se prevé un aumento más de las tasas este año y tres en 2018.

La curva del mercado implica solo un aumento más de las tasas entre ahora y fines de 2018. El mercado puede estar centrándose en el hecho de que la inflación central permanece por debajo del objetivo del 2% de la Reserva Federal y la creencia de que el crecimiento no será lo suficientemente fuerte para que la Reserva Federal permanezca en su rumbo proyectado. La divergencia en las expectativas de las tasas a corto plazo sienta las bases para una potencial mayor volatilidad en las tasas futuras, que crea riesgos para los inversionistas de renta fija.

En particular, en Eaton Vance creemos que el mercado se ha sobrepasado y que es vulnerable a que las tasas a corto plazo aumenten más rápido de lo esperado.

Normalización del balance

Hay otro factor que entra en escena en este trimestre: la normalización del balance. En junio, la Reserva Federal anunció que comenzaría a extender parte del balance de 4,2 billones de dólares que acumuló como estímulo a comienzos de la crisis financiera de 2008.

La Reserva Federal dijo que inicialmente cedería el valor de 6.000 millones de bonos del tesoro que vencen y el valor de 4.000 millones en valores respaldados por hipotecas (MBS) de su balance cada mes, y paulatinamente aumentaría esos importes hasta 30.000 millones de dólares y 20.000 millones de dólares, respectivamente.

Al no volver a invertir en esos vencimientos a largo plazo, la Reserva Federal podría estar en posición de generar presión ascendente, y de elevación, en el extremo más largo de la curva.

Eso podría potencialmente compensar la tendencia de aplanamiento de la curva de este año, debido al aumento en las tasas a corto plazo y el aplanamiento de los rendimientos a largo plazo. Entre mediados de abril y el final del trimestre, la diferencia entre los bonos del Tesoro estadounidense a 30 años y 2 años se redujeron a 22 puntos básicos (bps) hasta 146 bps.

Parte del cálculo del mercado sobre el paso de las tasas a corto plazo puede ser que la normalización del balance se llevará a cabo en parte o en todos los aumentos de tasas que la reserva federal está anticipando. Incluso si la evaluación actual del mercado sobre las tasas cortas es correcta, la potencial "normalización" de las tasas a largo plazo incitaría la perspectiva de mayor volatilidad tanto en los mercados de bonos como de acciones.

A pesar del ciclo de crédito extendido, seguimos creyendo que la exposición de la tasa de interés presenta un mayor riesgo para los inversionistas de renta fija que el crédito y el riesgo de incumplimiento. Y a pesar del estrechamiento del diferencial entre los sectores de renta fija, seguimos favoreciendo a los sectores de crédito de baja calificación y menor duración así como las estrategias de retorno absolutas con las bajas correlaciones con los mercados de valores y bonos estadounidenses. Creemos que los préstamos a tasa flotante están particularmente bien posicionados en el entorno actual.

Por más desafiante que sea tomar decisiones de inversión oportunas, una decisión debería ser relativamente directa: ya sea que sea lógico tomar un enfoque activo o pasivo.


Payson F. Swaffield, CFA, es CIO de renta fija de Eaton Vance Management.

Portadas: 

Comentarios