19:02 / Domingo, 21 de Enero de 2018

Los gestores de Legg Mason se decantan por los mercados emergentes, los sectores de diferenciales high yield y las infraestructuras en la India

Los gestores de Legg Mason se decantan por los mercados emergentes, los sectores spread y las infraestructuras en la India
Skeeze / Pixabay CC0 Public Domain
  • La gestora prevé tipos de interés bajos y rentabilidades anémicas en los activos líquidos se mantendrá durante el próximo año
  • Los expertos de la firma creen que la mayor oportunidad para la renta fija se encuentra en los mercados emergentes
  • En renta fija la apuesta pasa por un enfoque activo y global para mantener un exposición limitada al riesgo
Por Funds Society, Madrid

La renta fija y la renta variable emergente, la bolsa china, las infraestructuras en la India y los valores estadounidenses son, para Legg Mason Global Asset Management y sus filiales, las temáticas en las que los inversores podrían centrarse en 2018.

Si bien muchos de estos activos —en concreto, la renta variable estadounidense—han arrojado unas ganancias considerables en 2017 y muchos otros mercados se sitúan en máximos históricos, las filiales de Legg Mason consideran que siguen albergando oportunidades, dado que el contexto de tipos de interés bajos y rentabilidades positivas en los activos líquidos se mantendrá durante el próximo año.

En cambio, los mercados de renta fija han atravesado un 2017 mucho más complicado. Los rendimientos de los bonos refugio, como los bonos del tesoro estadounidense y la deuda pública británica, han protagonizado subidas —generando pérdidas para los inversores —a medida que continúa el dilatado proceso de normalización en Estados Unidos y da comienzo en el Reino Unido.

No obstante, incluso en estos segmentos existen oportunidades, especialmente en los sectores spread de alto rendimiento. Por tanto, ¿cuáles son los activos más interesantes de cara a 2018? Para Ken Leech, gestor del fondo LM Western Asset Macro Opportunities Bond y director de inversiones de Western Asset, “nuestro escenario de cara a 2018 sigue siendo un lento proceso en el que la inflación va tocando fondo, a medida que el crecimiento mundial se ha estabilizado este 2017, y continúa mejorando desde unos niveles reducidos”.

En su opinión, los bancos centrales a escala mundial se encaminan hacia una senda lenta y gradual de normalización de sus tipos de interés. La deuda pública debería seguir viéndose apuntalada por las políticas de tipos de interés reducidos y los sectores spread deberían superar claramente a los bonos del Tesoro estadounidense y la deuda pública mundial.

“En concreto, creemos que la mayor oportunidad para la renta fija se encuentra en los mercados emergentes. Los inversores que busquen rendimiento podrán encontrarlo a raudales en los mercados emergentes donde, en comparación con los desarrollados, el crecimiento muestra mucha mayor solidez, mientras que el endeudamiento es muy inferior. Las tendencias demográficas son, en general, mucho más positivas, lo que se traduce en que el sector presenta las mejores oportunidades en cuanto a perfiles riesgo/remuneración”, explica Leech.

Los mercados emergentes

Según Francis Scotland, responsable global de estrategia macroeconómica, Brandywine Global, la tendencia dominante que moldeará el panorama de inversión a medida que nos acercamos a 2018 es la amplitud, profundidad y fortaleza de la actual expansión económica, que reemplazará por completo las persistentes perspectivas de represión financiera y estancamiento estructural.

Si bien se han dado otros episodios de reactivación económica desde la crisis financiera global, esta es una de las más sólidas que la gestora afirma a ver visto. “Las medidas de estímulo han propiciado un crecimiento mundial generalizado y sincronizado, unas presiones inflacionistas favorables y la expectativa de que los bancos centrales de los mercados desarrollados se tomarán con calma la retirada de las políticas monetarias de estímulo. Se trata de una poderosa combinación de ingredientes imprescindibles para contribuir a apuntalar el crecimiento mundial al tiempo que se da con la fórmula para que los mercados emergentes continúen arrojando una rentabilidad superior”, explica Scotland.

En el último años, muchos mercados emergentes han logrado increíbles avances a la hora de combatir la inflación, poniendo en marcha reformas económicas y políticas muy necesarias, impulsando sus balanzas por cuenta corriente y mejorando los niveles de reservas de divisas extranjeras.

Entretanto, al contrario que en los países desarrollados, los bancos centrales de este universo siguen contando con alguna bala monetaria en la recámara, con margen para rebajar los tipos si fuera necesario. “No obstante, nuestra visión optimista de los mercados emergentes no tendría razón de ser sin las correspondientes perspectivas positivas de China. El gigante asiático sigue siendo un catalizador clave de la sostenibilidad del crecimiento global y esperamos que protagonice una expansión continuada y constante en 2018”, afirma Scotland.

La renta variable vs renta fija

Para la renta variable, uno de los mercados más atractivos en este último año ha sido Estados Unidos. Los mercados bursátiles estadounidenses se sitúan en niveles que han registrado máximos y la gran pregunta que se hacen los gestores es si ha tocado techo o aún tiene recorrido. En opinión de Peter Bourbeau, gestor del fondo Legg Mason ClearBridge US Large Cap Growth, aún “no hemos alcanzado la fase de euforia”.

Según Bourbeau, “la actual fase alcista se mantendrá en Estados Unidos y los mercados internacionales”. En cambio, lo que podría cambiar es el liderazgo de estos mercados, y la clave para los inversores de cara a 2018 será la diversificación en diferentes sectores.

“Recientemente, los valores FAANG (acrónimo para Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Alphabet’s Google) están superando con creces al resto del mercado, donde, no obstante, también estamos identificando oportunidades. De cara al próximo año, existirán oportunidades para aquellos inversores que inviertan más allá de estos gigantes tecnológicos de gran visibilidad. Por ejemplo, nos interesan aquellas empresas que muestran más controversia y creemos que en 2018 deberíamos encontrar oportunidades en las firmas estadounidenses de los sectores energético, de salud y financiero (excluyendo los bancos), así como ciertos valores del sector del consumo básico”, explica.

Además, la megatendencia  de los valores fintech representan la mejor opción en los mercados emergentes.  “Incluso después de un 2017 que ha mostrado una gran solidez, creemos que buena parte de la confianza de mercado que estamos observando en el universo emergente es el resultado de una clara mejora de la rentabilidad, impulsada por unos férreos fundamentales”, apunta Kim Catechis, gestor del fondo Legg Mason Martin Currie Global Emerging Markets y responsable de mercados emergentes en Martin Currie.

Respecto a la renta fija, la gestora apuesta por un enfoque activo y global, para capturar rentabilidades evitando tomar un nivel de riesgo excesivo, además de abordar la preocupación sobre las valoraciones y capear unas condiciones cambiantes en el mercado.

Según señala Gary Herbert, gestor del fondo Legg Mason Brandywine Global Income Optimiser y responsable global de deuda corporativa en Brandywine Global, “contar con un enfoque flexible y verdaderamente global se traduce en que los inversores pueden localizar los mercados de bonos y divisas infravalorados y más interesantes, así como regiones, países o sectores que ofrecen un rendimiento superior o en los que el riesgo de duración debería verse compensado, al tiempo que evitan o incluso reducen las fuentes de preocupación”.

Sectores destacados

Para la gestora, el próximo año abundarán las oportunidades en infraestructuras en Europa y la India. En opinión de Nick Langley, cofundador y CEO de RARE Infrastructure y gestor del fondo Legg Mason Rare Infrastructure Value, “la política monetaria acomodaticia en Europa debería seguir apoyando las perspectivas de crecimiento económico y, a su vez, las valoraciones de los títulos de infraestructuras sensibles al ciclo económico, especialmente aquellos centrados en autopistas de peaje y redes de ferrocarril”.

Mientras, considera que aquellos que se centran en la Administración Trump esperan la aprobación de la prometida nueva legislación, los inversores inteligentes pueden encontrar oportunidades atractivas en algunos títulos estadounidenses de infraestructuras. Entre estas oportunidades, destacan las firmas de oleoductos y gaseoductos, así como aquellas de suministros públicos de gran crecimiento –especialmente las que invierten en gran medida para satisfacer los requisitos locales, estatales, de energía renovable y regulatorios–.

Por último, la gestora apunta que también existen oportunidades en los mercados emergentes, especialmente en el sector gasístico indio, una de las temáticas no exploradas más importantes de la India. “Este país presenta una fuerte demanda de gas natural, pero también una limitación en la oferta que requiere infraestructura para abordarla. Esperamos que el uso de ciertos oleoductos se duplique en los próximos cinco años”, concluye Langley.

Portadas: 

Comentarios