17:32 / Viernes, 20 de Octubre de 2017

Henrique Meirelles e Ilan Goldfajn, los hombres de Temer

Henrique Meirelles e Ilan Goldfajn, los hombres de Temer
Foto: De izq. a dcha: Ilan Goldfajn, Michel Temer y Henrique Meirelles / Foto Partido dos Trabalhadores / CC-BY-SA-2.0, Flickr
  • Michel Temer fue nombrado presidente interino de Brasil tras la votación del Senado por continuar con el proceso de destitución de la presidenta Dilma Rousseff
  • Henrique Meirelles, presidente del Banco Central de Brasil del 2003 al 2011 fue nombrado ministro de Hacienda
  • Ilan Goldfajn es el nuevo presidente del Banco Central de Brasil reemplazando a Alexandre Tombini
  • Existen temores de que la Reserva Federal pueda realizar la subida de las tasas interés antes de que el nuevo gobierno brasileño sea capaz de restablecer la confianza de los inversores
Por Funds Society , Miami

Apenas horas después de asumir la presidencia de Brasil, Michel Temer nombró a Henrique Meirelles como ministro de Hacienda, en un intento por recuperar la confianza de los inversores internacionales en el país. Entre sus credenciales, Meirelles cuenta con ocho años de experiencia como presidente del Banco Central de Brasil en la década de los 2000; y además ostentó un alto cargo directivo en BankBoston Corp.

A su vez, Henrique Meirelles nombró a Ilan Goldfajn como presidente del Banco Central de Brasil reemplazando a Alexandre Tombini. Goldfajn hasta ejercía hasta ahora como economista jefe en el mayor banco privado del país, Itaú Unibanco; y en el pasado trabajó como consultor para organismos internacionales de renombre como el Banco Munidal, el Fondo Monetario Internacional y Naciones Unidas.  

La actuación de Joaquim Levy en el pasado

A pesar de que estos cambios han sido bien acogidos por los mercados, los inversores deberían permanecer con cierta cautela. Aquellos que creen que Meirelles está bien posicionado para ayudar a Brasil a salir de su peor recesión en décadas, sólo necesitan mirar la hacia atrás y examinar el comportamiento del mercado de bonos tras la llegada de Joaquim Levy como ministro de finanzas. Levy asumió su cargo en enero de 2015 y a pesar de intentar implantar una dura disciplina fiscal, las escasas condiciones de gobernabilidad política y la pérdida del grado de inversión por parte de la deuda brasileña provocaron una caída de más del 17% en la deuda soberana denominada en dólares durante sus once meses de mandato.   

Anticipando un cambio en el gobierno, el mercado de deuda despuntó, el real brasileño ha sido la divisa que mejor rendimiento ha tenido entre las monedas globales y el mercado de renta variable subió considerablemente. Desde que el Senado brasileño votó el pasado 12 de mayo por continuar con el proceso de destitución de Dilma Rousseff, los bonos soberanos han generado un rendimiento del 1,1%, superando a la media de mercados emergentes. En su primera conferencia de prensa, Meirelles ha asegurado que el equipo de Temer tiene por prioridad solucionar la situación económica del país, pero que la administración necesita proponer medidas que tengan una buena posibilidad de ser aprobadas por el Congreso. El equipo de Michel Temer sigue trabajando en propuestas de cambio para fijar un objetivo fiscal para este año, a la vez que la recesión hace mella en la recaudación de impuestos con un plan que se espera que sea presentado al Congreso en la próxima semana.

Puede que la Fed sea más rápida que Meirelles

Entre tanto, los temores de que la Reserva Federal de Estados Unidos pueda agilizar la subida de las tasas interés antes de que el nuevo gobierno brasileño sea capaz de restablecer la confianza de los inversores, han hecho que el índice Ibovespa cayera hasta alcanzar niveles mínimos en las últimas cinco semanas.  

La bolsa de acciones brasileñas se unió a otros mercados emergentes que vieron caer el precio de las materias primas después de que se hicieran públicas las últimas minutas del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal. En las que se mostraba que la mayoría de las autoridades políticas están conformes con que una subida de tasas sería necesaria en junio si el ritmo de recuperación de la economía estadounidense continúa.  

Portadas: 

Comentarios